PRESENTACIÓN DOLORES DÍAZ JOSÉ LUIS G. CÁCERES PUBLICACIONES PROYECTOS MAJO viaja ENLACES CONTACTO
BIOGRAFÍA
EDUCACIÓN
RADIO
PUBLICACIONES
CONTACTO
MAPA DEL SITIO
Acoso Escolar Fiestas Finales de Curso Educación infantil Educación Primaria
EDUCACIÓN PRIMARIA

"Tránsito de Infantil a Primaria. Programación para maestros y maestras".







Durante el proceso de crecimiento de los niños y niñas se producen muchos cambios a los que se van adaptando de una forma continuada con ayuda de las personas de su entorno mas cercano, pero hay tres momentos especialmente difíciles para ellos porque se trata de momentos en donde se produce una ruptura con las vivencias anteriores y se ven en la necesidad de asimilar nuevas consignas de forma rápida.

Estos momentos corresponden a los cambios en el tránsito de una etapa escolar a la siguiente.

Los tres, seis y doce años son fechas cruciales no solo porque fisiológicamente se producen cambios, de bebé a niño; de niño a adolescente sino porque también pasan de una situación pedagógica a otra: Se producen cambios en el contexto escolar, generalmente del espacio físico, pero sobre todo los cambios curriculares y metodológicos.

En el entorno de la vida cotidiana los cambios que se van produciendo se van incorporando de forma paulatina, y en el entorno escolar es necesario que sea todo el centro y no solo un maestro o maestra quien se involucre en una su política educativa para que no se produzcan choques que interrumpan la dinámica en la que se encontraba el alumnado en la etapa anterior.

La adaptación de los niños y niñas que comienzan su escolaridad a los tres años está prevista en muchos centros y para ello se hace una programación en la que se tienen en cuenta los objetivos, los tiempos, los contenidos, la metodología y los recursos necesarios.

Cuando se incorporan a Primaria, aunque nos parezcan que son ya mayores es conveniente trazar también unas líneas metodológicas en las que se tengan en cuenta la situación de partida del grupo y de cada uno para conseguir que el cambio no sea una ruptura sino que se transforme en una suave transición.



1. Primero de Primaria

La mayoría de las veces el profesorado del primer ciclo de Primaria es un profesorado experimentado en estas edades, lo han repetido muchas veces, y en la mayor parte de estos casos, se encuentran a gusto en este ciclo. La experiencia de los años les hace conocer que, aun cuando los primeros días sean difíciles tanto para el alumnado como para el tutor, éstos pasarán y en poco tiempo se hará con el grupo, y éste se acostumbrará a su forma de entender la enseñanza y de llevar la clase.

Esta manera positiva de plantear el comienzo de la nueva etapa escolar no impide que además se realice por parte del profesorado de Primaria, asesorado por el equipo de Educación Infantil, una programación para estos primeros días que facilite el paso de etapa a los niños y niñas teniendo en cuenta sus conocimientos previos, su situación relacional y emocional.

Una de las teorías que se escuchan fácilmente entre el profesorado de Primaria es que el alumnado que llega a Primero ya ha dejado de ser pequeño, no tiene por qué llorar, y por supuesto, va a entender todo lo que se les diga. Solo es cuestión de días el que se pongan a trabajar con normalidad, la normalidad de la escuela de Primaria.

Sin embargo, no es así. Hay niños y niñas que todavía no tienen seis años, pero otros, aunque los tengan, aún no son suficientemente autónomos y en algunas ocasiones la propia inseguridad les hace llorar y querer volver al regazo de la madre, a pesar de que no lloraban cuando estaban en el último curso de Educación Infantil.

Por otro lado, el profesorado de Primaria podría pensar que el tiempo para el juego ya se les ha pasado, los niños ya no necesitan de los juegos para aprender a compartir, a pensar, o a decidir. Este es un nuevo tiempo, el tiempo donde deben aprender a controlarse y a esforzarse y solo se accederá a algún juego si eres rápido para acabar antes que los demás.

Este pensamiento hace pensar que en el periodo de la Educación Infantil los niños y niñas no adquirieron hábitos de trabajo ni de esfuerzo y solo se limitaban a jugar, pero la realidad no fue así.

Cuando estaban en Educación Infantil, aprendieron a controlarse pues se sentaban, trabajaban, hablaban sobre muchos temas, ordenaban los juegos y la clase, comían solos, e iban solos al aseo. Aprendieron a cuidar los libros, a guardar sus trabajos ordenadamente, a colgar y recoger su ropa y su taleguita. Se esforzaron mucho para aprender a coger los lápices, las tijeras, los pegamentos para elaborar cada vez mejores trabajos de plástica. Se esforzaron cuando aprendieron a escuchar música, cuentos, y a los demás compañeros y compañeras en silencio, etc.







Nada de esto sabían cuando llegaron, y fue la labor profesional y paciente de los maestros y maestras de Educación Infantil los que consiguieron transformar a unos niños y niñas que llegaron sin saber comunicarse ni expresarse, ni coger un lápiz, ni tenían ningún hábito de observación ni de relación, ni sabían jugar con los demás ni compartir materiales.

Conseguir que compartan, que se escuchen, que jueguen, que ordenen, que trabajen, que sean capaces de pasar lista, o de saber los días de la semana, del mes o el año, han sido contenidos trabajados en Educación Infantil, para hacerles desarrollar todas sus capacidades.

Ahora, llegan de otros centros u otras clases en donde el sistema de aprendizaje se produce a través de actividades de expresión oral, corporal, manipulativas, interactivas etc. Para ellos es normal hablar con los compañeros, levantarse para utilizar materiales y guardarlos, utilizar todo el espacio de la clase en diferentes momentos pues en sus anteriores clases existían diferentes zonas de aprendizajes.

Y sin embargo, cuando llegan el primer día a su clase de Primero, los vemos sentados y sabiendo donde poner sus cosas de forma ordenada y salir al recreo sin apenas ayuda y escuchando a su maestra o maestro. Lo que sigue a partir de este momento corresponde a la labor de otros profesionales, los maestros y maestras del Primer ciclo de Primaria.
Cada edad tiene sus aprendizajes, y deben de seguir esforzándose como ya lo hicieron en Infantil. Pero ¿por qué no pueden seguir jugando? ¿Por qué no pueden seguir hablando? ¿Por qué no pueden seguir compartiendo?

Confundimos estas acciones con actividades carentes de aprendizaje porque se hacen sin grandes esfuerzos, sin embargo en todas ellas se producen aprendizajes importantes y desarrollan actitudes, valores, cualidades y capacidades, como la autoestima, fundamental para el aprendizaje, la expresión, la comunicación, la interrelación, la amistad, la educación emocional, la habilidad motora, la habilidad manual, el cálculo, la creatividad y mucho más.Cuando llegan a Primero no hay por qué romper con la dinámica que tuvieron en la etapa anterior, sino partir de ella, como se parte de los conocimientos previos, para seguir haciéndoles avanzar.



2. Coordinación entre las etapas

El profesorado de Primero que se hace este planteamiento de la situación de comienzo, creerá conveniente establecer un puente entre la situación del alumnado que le llega en Septiembre, a la situación que desea crear en su clase, elaborando una programación para los primeros días, pues lo contrario sería partir de la ruptura con lo anterior, desechando todo lo que ya saben y el esfuerzo realizado.

La coordinación es indispensable, no solo entre los y las compañeras de un mismo nivel, sino entre los diferentes niveles y desde luego lo es también entre las diferentes etapas, porque de lo contrario tendríamos al alumnado, pasando de un curso a otro, saltando entre niveles o etapas, como si se tratara de islotes de un archipiélago sin conexión entre ellos y no dentro de un mismo sistema educativo.

La coordinación no solo implica al profesorado de un mismo centro, sino a tener en cuenta al alumnado que llega desde otros centros u otras ciudades para facilitarles la adaptación a la nueva etapa y al nuevo centro.

Uno de los intentos que se llevan a cabo en algunos centros para la coordinación entre Educación Infantil y Primaria es el Programa “Tránsito” en el que uno de los pasos consiste en llevar al alumnado de Infantil al edificio de “los mayores” para que vean las clases, paseen por el recreo o hablen con los futuros tutores y también en algunos casos, la visita de los maestros de primero a las clases de “los pequeños” para verlos trabajar y hablar con ellas y ellos de su trabajo, cuando se trata del mismo centro.

Otro de los sistemas es el que el equipo de Educación Infantil se reúna al principio de curso, o al final con el equipo de profesores encargados de Primero de Primaria, para pasarles información sobre los alumnos y alumnas que estuvieron en curso anterior con ellos.

Estos dos tipos de coordinación son una parte del programa de adaptación a Primaria; es conveniente empezar por ahí si el nuevo alumnado ha estado escolarizado en el mismo centro en la etapa anterior. Pero también se han matriculado niños y niñas que pueden venir de otros centros, e incluso venir de fuera del país. De lo que ellos aprendieron no podemos conocerlo.Por otro lado, estos programas están encaminados a facilitar la tarea del profesorado en su encuentro con los nuevos alumnos, pero nos quedaríamos en la puerta si no seguimos avanzando con una programación para las primeras semanas que tenga en cuenta a cada uno y a cada una, partiendo del conocimiento y el bagaje personal con el que se van a incorporar al nuevo grupo y que les lleve al nuevo contexto educativo que van a iniciar.



3. ¿Cómo programar los primeros días?

El verdadero protagonista del aprendizaje es el estudiante, y por eso es bueno proponer situaciones para hacerlos protagonistas, comenzar escuchándoles, de forma que los vayamos conociendo y no, haciendo que nos escuchen para que aprendan a estar callados y quietos. Dedicar los primeros días a conocerlos y a que se conozcan entre ellos no es perder el tiempo es favorecer un clima de amistad y de respeto en el grupo-clase con lo que habremos ganado una positiva actitud hacia las tareas diarias.



¿Por dónde empezar?

Ser conscientes de esta situación nos tiene que llevar a preocuparnos en preparar la entrada en el nuevo grupo-clase de forma que les sea estimulante, les cree expectativas positivas para que cada día salgan de clase con la misma ilusión con la que llegaron.
Para hacer una programación, partiremos del conocimiento de la situación de partida del alumnado que comienza Primero de Primaria.

La primera realidad con la que se encuentran el nuevo alumnado es con un edificio nuevo, una maestra/o nuevo y con compañeros que no conoce ni siquiera los nombres. Este es el momento ideal para hacer las presentaciones y hacer actividades y juegos para que se conozcan, les conozcamos y se familiaricen con los nuevos espacios y las primeras normas.







El profesorado que manifiesta interés en conocer las características de su alumnado, también transmite ese interés entre sus alumnos para que se conozcan y respeten. En cambio, si no les creamos situaciones para que se conozcan en estos primeros días, si no facilitamos actividades para que compartan, estaremos facilitando la creación de grupos e individualidades que con el paso del tiempo pueden generar situaciones conflictivas.Comenzar con una de las Competencias Básicas nos va a dar mucha información y también va a permitir a los niños y niñas pasar de una escuela a otra sin ruptura, partiendo de sus vivencias anteriores y haciéndoles partícipes de las nuevas normas del centro, las nuevas actividades dentro y fuera del aula y del cuidado de los materiales sin imposiciones que dejen de lado su propio razonamiento.



A. Competencia Comunicativa:

Esta competencia es una de las más importantes y de las que mas influencia tiene sobre el resto, por ello y porque tiene una gran relación con las interrelaciones del grupo clase facilitando el apoyo emocional necesario, es la competencia en la que nos apoyaremos para los primeros días de Primero.

La competencia comunicativa desarrolla siete destrezas: Hablar, Escribir, Escuchar, Leer, Audiovisual, Conversar y Escribir. Y para la etapa inicial de 0 a 8 años pudiera tener actividades como estas(1):

1. Hablar: Puede hablar en clase, en los contextos controlados. Reproducir canciones, poesías, trabalenguas fáciles y chascarrillos.

2. Escribir: Ordenar letras para construir palabras o palabras para hacer una frase corta, dándoles el modelo.

Uno de los mejores recursos para desarrollar la competencia comunicativa es utilizar el sistema de asambleas, situándolos de forma que todos se puedan ver mientras que hablan, y hablar, estableciendo la norma de levantar la mano y de poder ser escuchados todos y todas. Las asambleas deben de ser regulares, es decir diarias o semanales pero que todos se acostumbren a que éstas forman parte de la programación para que adquieran los hábitos de escucha, respeto y exposición.

Algunos de los primeros contenidos para el desarrollo de estas destrezas posibles para la primera semana de adaptación pueden realizarse en la asamblea de clase:

Hablar y conversar:

-
Decir sus nombres
- Reconocerse, adivinanzas sobre ellos mismos diciendo las características externas para que sean todos reconocidos. Por ejemplo: “Tiene pantalón vaquero, una camiseta verde, es morena, tiene el pelo corto, ¿Quién es?” Es importante que a todos les toque, y no dejar a ninguno sin que sea el protagonista del juego.







- Contar experiencias del año pasado, por ejemplo: ¿Cómo era su colegio, como se llamaba, que le gustaba de él, hay antiguos compañeros/as en el actual?

- Experiencias del verano, de su familia o de su país.

- Cantar canciones de cuando estaban en el otro centro o de su país.

- Enseñarles una canción nueva que los una.

Todas estas actividades son iguales a las que ellos han tenido el curso pasado y les sirve de vínculo con lo anterior, suavizando el paso de una etapa a la otra.

La Asamblea es un momento participativo de una gran riqueza, donde la escucha de todos y todas es fundamental para crear una actitud de respeto entre todos. La actitud del profesorado será el modelo que ellas/os tomen en el futuro para sus relaciones.

Para que las asambleas tengan todo su poder debemos de evitar:

a) Que solo hablen los que se expresen bien.

b) Obligar a hablar al que no lo desea. (Pero si animarle, valorando cualquier comentario por breve que sea).

c) Corregir continuamente las expresiones incorrectas. Se sentirían ridiculizados y dejarían de participar (podemos sin embargo repetir su expresión pero bien dicha).

d) Terminar la asamblea sin que hayan hablado todos los que habían levantado la mano. Ellos tienen que percibir que se escucha a todos y todas. Si esto no sucede, dejaran de creer en la asamblea como el momento en el que les está permitido expresarse.

e) Dejar sin hablar a quien se porte mal. Probablemente sea mejor que participe sin ningún tipo de reproche para que el sentirse escuchado y valorado cambie sus actitudes y comportamiento.

Leer:

-
Tener todos los nombres de los alumnos y alumnas en tarjetas individuales. También el del tutor/a.

- Leerlos y colocarlo de forma visible delante de cada uno. Posteriormente, la siguiente semana, se pasarán a un tablón para que los puedan identificar en otras actividades.

- Colocar los nombres en un tablón y reconocer cada uno el suyo.

- Algunos de los carteles de la clase o del centro que les sea necesario para facilitarles el conocimiento del nuevo entorno.

Escuchar:

-
Cuentos narrados por el maestro/a o grabados en libros audiovisuales.

- Teatro, hecho por los mismos alumnos/as con un guión conocido.







Escribir:

-
Darles las letras de su nombre, fotocopiadas y separadas y que construyan su nombre, con el modelo. Intentar escribirlo con lápiz.

- Darles otros nombres de objetos o animales para que lo construyan con las letras que lo forman fotocopiadas y separadas.

- Darles una frase corta o el título de un libro para que lo construyan con las palabras que lo forman fotocopiadas y separadas. Estas pueden estar plastificadas y sirven de un año para otro.

- Si hay ordenador en el aula, puede también escribir su nombre, utilizarlo como contraseña para guardar archivos o trabajos suyos.



B. Competencia social en Primaria

Según la Comisión de las Comunidades Europeas (2005:20) “estas competencias recogen todas las formas de comportamiento que preparan a las personas para participar de una manera eficaz y constructiva en la vida social y profesional, especialmente en sociedades cada vez mas diversificadas, y, en su caso, para resolver conflictos”.

Algunos de los conocimientos que se pueden desarrollar en esta competencia, serían:

1. Estilo de vida saludable
2. Participación en el ámbito social e interpersonal.
3. Códigos de conducta
4. Conocimiento del entorno
5. Dimensión individual y de grupo.

En estos primeros días de adaptación a Primaria, los puntos 3 y 4 en relación al nuevo contexto, son los mas razonables para tener en cuenta.

- Códigos de conductas y Conocimiento del entorno.
Aunque por nuestra experiencia sabemos donde y por qué colocamos los materiales de uso en la clase, es bueno dedicarles en esta primera semana, un momento cada día para hablarles de cómo hemos organizado la clase y como tienen que utilizar los recursos materiales de que se dispongan, de forma que interioricen las normas. Cada día se puede dedicar a un aspecto de la organización del aula de forma que lo practiquen y lo interioricen.

1. Donde guardar los materiales propios. Cómo y dónde dejar las prendas de ropa que se quitan.

2. Darles a conocer la situación de su clase en el centro y de las más próximas. Relacionarse con otros grupos de Primero en actividades conjuntas.

3. Cómo deben de entrar o salir del centro o al recreo. Situación de los servicios. Cuando pueden salir o no.

4. Manejar, hojear y aprender a recoger los libros que van a utilizar como lecturas. Cuáles o cuándo los pueden coger. Reconocer los títulos de los cuentos y las diferentes colecciones.

5. Mostrarles los juegos didácticos u otros materiales que se tengan en el aula, decir sus nombres, y explicar como se usa, si se juega individualmente, en parejas o entre varios. Explicarles si entraña alguna dificultad su utilización o su localización o colocación.

Aunque nos parezcan simples, ninguna de estas actividades está de sobra en la primera semana, y de esta forma facilitaremos la adaptación a la nueva situación y evitaremos muchas confusiones, errores, pérdidas y equivocaciones que son fruto de no conocer el nuevo entorno y las formas de entender la organización del aula de su nuevo tutor/a y que a veces desemboca en una riña o llamada de atención a algún alumno/a de efectos negativos para su periodo adaptativo.



C. Desarrollo de la creatividad







- Expresar gráficamente, a través de un dibujo libre lo que más les gusta de la clase o del centro: personas, cosas, lugares, actividades…

- Recortar periódicos o revistas para hacer un mural entre todos sobre algún tema.

- Expresar como les ha parecido la nueva escuela.

- Darles en un papel diversos gestos de caras y de manos en los que se muestren sentimientos con los que ellas /os se identifiquen.

Esta sería como una evaluación de la adaptación del alumnado en la primera semana desde su punto de vista.



D. Educación Emocional



Todas las áreas y contenidos que hasta ahora hemos ido programando, no tienen más objetivo que el conseguir una buena adaptación a Primaria, pero este objetivo no es otro que el de conseguir que las emociones del grupo clase en estos primeros días de clase, se vayan poco a poco ajustando a la nueva situación, a los nuevos maestros o maestras.

El objetivo que nos marcamos en esta área para la primera semana es la creación de unas buenas redes de conocimiento entre el o la docente y el alumnado y el desarrollo de una atmósfera de respeto y compañerismo en el grupo-clase proponiendo actividades en las que expresen sus destrezas, conocimientos y sentimientos de forma natural y que a la vez les sirva de cordón entre sus antiguas amistades y las nuevas, su antiguo profesorado y el nuevo, su antiguo espacio y el nuevo, evitando la sensación de que lo aprendido anteriormente no es válido ahora y deben de olvidarlo.

- Crear grupos para hacer juegos en la clase o fuera de ella (juegos con la pelota o de carreras en el patio, o de mesa en el aula), para ayudarles a establecer relaciones y que se conozcan entre ellas y ellos.

- Aprender a consensuar las normas de los juegos en equipo.

- Elaborar normas acerca de la situación de otros materiales del aula. Cómo, cuando y con quien se pueden utilizar. Dejarles razonar los motivos para que tengan ese uso y no otro.

- Hacer un póster con fotos familiares o de objetos o paisajes en los que ellos y ellas estén vinculados, de forma que personalicen la clase y la hagan suya.

- Conocerse unos a otros es uno de los recursos que mas ayudan a crear un clima de confort y de grupo fomentando el sentimiento de solidaridad entre todas y todos.



4. Sobre las actividades de esta primera semana

- Ofrecerles actividades que todos y todas puedan hacer, que no requieran dificultad para que se sientan seguros al participar.

- El dibujo libre tiene un gran valor pedagógico, porque en él podemos observar cómo expresan nuestros alumnos y alumnas de forma plástica y gráfica sus conocimientos:

- Dibujan las acciones, o a las personas según dos factores: a) Tal como perciben la realidad y b) Tal como son capaces de expresarla.

- Podemos valorar en un dibujo, por muy malo que éste nos parezca aspectos tan importantes sobre su momento evolutivo como:

* Desarrollo de la habilidad psicomotriz fina.
* Desarrollo cognitivo
* Percepción del movimiento en las figuras.
* Observación de detalles por parte del alumno/a.
* Gusto por la minuciosidad. * Creatividad en la temática.
* Autoestima y seguridad en si mismo/a.







Por todo éstos conceptos el profesorado debe de centrar todo su interés en el contenido, en lo que ha querido dibujar y no en corregir la técnica.

Muchos niños y niñas dejan de dibujar libremente, porque no se les valora o se les corrige de forma que los dibujos sean mas correctos y debido a ello suelen comenzar copiar los modelos que les da su maestra/o olvidando su creatividad y si éstos no le salen bien se pasan a hacer dibujos esquemáticos en los que no hay expresividad ninguna.

Una forma de estimular el dibujo libre es: 1) Proponerlo después de estar seguro de que todos conocen la temática propuesta, (salidas extraescolares, familias, experiencias, fiestas, películas…) sin ofrecerles modelos de copia en la pizarra. 2) Valorar a cada alumno/a, de forma expresa, verbalmente.

Si se tiene la costumbre de colocarlos en la pared o en un panel, intentar ver en cada dibujo de cada una de las niñas y niños de la clase, detalles por los que todos los dibujos sean dignos de estar expuestos



5. Evaluación inicial

Esta evaluación tiene como objetivo elaborar el primer documento sobre cada alumno/a haciendo una breve descripción sobre su entrada en Primaria. A veces se nos queda grabado algunos hechos de los alumnos en los primeros días, pero otras se olvidan y por ello no podemos apreciar el progreso.

Aunque parezca que es una perdida de tiempo, es un ejercicio altamente positivo, porque nos hace mirar por unos minutos a cada uno de los alumnos o alumnas que nos han llegado. En muchas ocasiones se trata del descubrimiento de algo no observado.

- Anotar a los que tienen dificultades en relacionarse, o en entrar a las clases en los primeros días.

- Observar si las primeras indicaciones sobre la clase las han comprendido y seguido.

- Observar los primeros dibujos libres y preguntarles sobre lo que han querido dibujar valorándolos positivamente. Estos serán nuestro punto de partida.

- En los juegos de pelota podemos observar su coordinación psicomotora: visomotora o visomanual y su forma de relacionarse.

- En los juegos de mesa podemos observar si guardan un orden, si saben contar, si saben respetar al otro, si saben cuidar el material.

- Esta evaluación es solo un “flash” de lo primero que hemos observado en cada uno y en cada una de nuestras alumnas, es conveniente porque cuando pase un mes ya no recordaremos alguna de estas incidencias que, sin embargo, son válidas para conocerlos y comprender su evolución y proceso desde que empezaron las clases.

- Esta evaluación debe ser muy breve para que no ocupe mucho tiempo de observación ni en la expresión, ya que la podemos hacer durante la clase, o inmediatamente después para que no se nos olvide.

- Durante la primera semana se pueden hacer un grupo de cinco o seis cada día, en el momento en el que estén haciendo alguna actividad y en la semana la habremos hecho de todo el grupo.



MODELO DE EVALUACIÓN INICIAL (1º de Primaria)

Nombre y apellidos………………………………………………………………….....
Edad (Años y meses(2))……………………………………………………………….

A) Incorporación
1. Sin dificultad
2. Con una pequeña ayuda
3. Llorando

B) Relaciones
1. Con los iguales
2. Con la maestra
3. Con nadie

C) Juegos
1. ¿Tiene amigos/as?
2. ¿Juega con alguien en el recreo?
3. ¿A que suele jugar en clase?

C) Actitudes observadas
1. Alegre…………..Triste
2. Timidez……......Extroversión
3. Agresivo………..Razonable
4. Ordenado……...Desordenado

D) Participación en asambleas u otras actividades
1. Habla sin problemas
2. Necesita ayuda
3. No participa

- A esta evaluación se le unirá algunos de los dibujos que haya realizado en estos primeros días para después ir comparando la evolución.

- En la segunda semana, se debe volver a repetir esta evaluación solo con aquellos alumnos/as que hayamos notado algún problema de adaptación o relación para ver como evolucionan.



Notas

(1) Competencias básicas en la práctica. Escuela
(2) Es conveniente tener en cuenta a aquellos que cumplen los seis años en el primer trimestre.



Descargar artículo completo De Infantil a Primaria en formato PDF [510 KB]



Mapa del SitioEdiciónContactoInformaciónParticipantes/ 2007- 2008