PRESENTACIÓN DOLORES DÍAZ JOSÉ LUIS G. CÁCERES PUBLICACIONES PROYECTOS MAJO viaja ENLACES CONTACTO
BIOGRAFÍA
ACTIVIDADES
PUBLICACIONES
CONTACTO
MAPA DEL SITIO
COMENTARIOS TRAS LA LECTURA DEL POEMARIO



Por Pedro Ruiz Berdejo

Abogado. Vicepresidente Fundación Blas Infante

Querido amigo.- Al llegar ayer a mi casa me encontré el regalo anunciado de tu nuevo libro “Versos Dolidos”, que he leído de corrido pues, como sabes, tuve la ocasión de conocer el tema al haer tenido en Auschwitz internado a un hermano de mi tía Ría, polaca y esposa de un hermano de mi padre, que perdió la vida en el referido Campo de Exterminio por el único motivo de tener algo de sangre judía, motivo suficiente para ser vilmente asesinado.
Creo que es un gran libro que sirve de campanada para que no se vuelvan a repetir hechos tan horribles y muy oportuno en estos momentos de inseguridad en que vivimos y que nos sirve para vacunarnos de la existencia de los microbios que aún perviven y puedan llegar otra vez a intentar dominarnos como en aquella nefasta época. Muy agradecido y ofreciéndote mi colaboración en la presentación oficial, recibe un fuerte abrazo de tu buen amigo.



Por Emilio Carrillo Benito

Catedrático. Filósofo humanista.

Versos dolidos, regados de compasión,
que brotan como olivos retorcidos
de la mente que se interroga:
¿cuál es la razón verdadera de la tortura, el exterminio, la aflicción?
Poemas fraternales, plenos de emoción,
que manan cual manantial inefable
del corazón que se pregunta:
¿qué motivo trascendente ostentan la masacre y los campos de concentración?
Vivencias radicales que ponen a prueba desde el sentimiento
los límites del hombre uno y la Humanidad entera.
La banda ancha de la experiencia humana
llevada al extremo del más horrendo sufrimiento.

Nadie sufre más de lo que puede aguantar, susurra la ciencia.
Noche oscura amable más que alborada, recuerda San Juan de la Cruz.
El Elegido canta: lo terrible se aprende enseguida; lo hermoso, cuesta la vida.
Todo, sin excepción, tiene un sentido profundo, explica la Consciencia.
Auschwitz zarandea la estulticia y despierta al que busca comprender.
José Luis comparte con nosotros desde su esencia, coherencia y talento.
Su creatividad te alienta a ir más allá de la mente, el lenguaje y el tiempo
para discernir… entender… “ver”.
Observa y contempla todo con admiración:
la Vida es el Milagro y siempre es amorosa.
Confía en ella, pegue o bese.
Y, desde la Confianza, practica la Aceptación…

Vive sin quejas, con entusiasmo, en un rotundo sí a la existencia:
¡todo es exactamente como corresponde que sea!
La Libertad es la completa ausencia de miedos
y la carencia de temores diluye todas las prisiones, cualquier resistencia.
Fluye en el Río de la Vida, en su línea de flotación,
con la cabeza bien alta y a pecho descubierto.
Comprobarás, cuando vuelvas atrás la mirada,
que tú eras lo único inquieto en el Cosmos y la Creación.

Gracias, José Luis, por llevarnos de la mano
para que nos conozcamos a nosotros mismos
y para que nos reconozcamos
visitando la historia tormentosa dejada por el ser humano.



Por Manuel Moreno Alonso

Catedrático. Historiador

“VERSOS DOLIDOS”.- He leído con sumo gusto el poemario de José Luis González Cáceres dedicado a la barbarie nazi representada por los campos de Auschwitz-Birkenau. Sus Versos dolidoslos he interiorizado con parecida congoja a cuando en dos ocasiones he visitado esa topografía del horror que tan bien ha descrito su autor como “el volcán remanente de la insidia”. Sus versos nos descubren también numerosas preguntas sin respuesta que se produce cuando habla la poesía sobre el hombre, la verdad, el tiempo, la justicia e incluso Dios. Gracias, José Luis, por alentarnos sobre la condición humana, que sigue su cauce en ese río de “cauce bravío” que no sabemos a dónde puede conducirnos.



Por Jacinto Zulueta

Presidente de la Asociación Mácula Retina

Queridísimo José Luis: Gracias por ayudarme a recordar a personas muy queridas que sobrevivieron a uno de los episodios más ignominiosos de nuestra historia. Y si yo, que conocí a algunos supervivientes y a sus familiares y las traté de cerca, casi los tenía olvidadas, que será de aquellas personas que no han tenido un contacto directo con el testimonio de la barbarie.
Por eso, por tu calidad humana, por tu sensibilidad, y por tu poesía te doy un fuerte abrazo. La memoria, la solidaridad, el homenaje, el recuerdo entrañable de tantas vidas perdidas hoy es posible gracias a tu humanidad y a tu talento. Muchas gracias.




Nota del editor
He visitado Polonia con desgana
Mapa del SitioEdiciónContactoInformaciónParticipantes/ 2007- 2008