PRESENTACIÓN DOLORES DÍAZ JOSÉ LUIS G. CÁCERES PUBLICACIONES PROYECTOS MAJO viaja ENLACES CONTACTO
BIOGRAFÍA
ACTIVIDADES
PUBLICACIONES
CONTACTO
MAPA DEL SITIO
HE VISITADO POLONIA CON DESGANA





He visitado Polonia con desgana

He visitado Polonia con desgana,
sabiendo que iba a ser presa del delirio,
en la Cracovia imperial y masacrada
por las ideas magnicidas del fascismo.

Disculpad que abandone la rima
que asocio a ataduras o a belleza,
a humanidad o a estilismo,
y me establezca en la mirada absorta,
en el grito de estupor,
en la repulsa estructurada,
en la vergüenza consecuente.
Con la respiración entrecortada,
la mirada esquiva
y los pensamientos yertos,
me convertí en borrego de visita,
uno más de los miles que desean
acercarse a la Historia
para dejar de soñar estupideces.
En Auschwitz no es solo lo visible,
dramática realidad estructurada,
lo que hace vomitar sentencias,
son las ausencias de entropía humanitaria
las fábricas de dolor,
las inteligencias corroídas,
los credos engreídos de grandeza,
los que impregnan el aire del recinto.

Palabras que habitan, como tantas,
en el Diccionario de la Lengua:
holocausto, genocidio, exterminio,
se airean en aquel entorno de realidad
e impregnan de óxido su significado.

Construido con ladrillos de muerte,
Auschwitz simboliza la repulsa del distante.
El odio al servicio de la obediencia,
de la precisión y de la extravagancia.
Ser judío o polaco o no ario o no blanco,
fueron símbolos de nulidad y desprecio.
Descarnado escenario sobre infames recuerdos.
Fuerzas orgullosas del desequilibrio humano.
Obediencias de lava destruyendo inocencias.
Uniformes de nieve despreciando quejidos,
liberando su instinto inhumano, depredador.
Rincones marcados por suspiros solitarios.
Llamadas estridentes a las crueles sorderas.
Con el miedo y la ausencia en perpetua compaña.
Martirios silenciados con mordaza gaseosa.
Las tempranas vejeces reprochando la vida.
La desnudez como único envoltorio.
La hipocresía humana justificando conductas,
mintiendo a la Historia, tratándola de títere.

Esto anuncia el letrero a la entrada del Campo,
con irónicas letras borrachas de indolencia:
“El trabajo os hará libres”

Doctrina justificante.
Hipocresía vengadora.
Contradicción insultante.
Insulto a la inteligencia.




Comentarios tras la lectura del Poemario
Un color, el gris ceniza
Mapa del SitioEdiciónContactoInformaciónParticipantes/ 2007- 2008