NUEVA YORK

Hay ciudades en occidente con abundancia de pruebas en referencias históricas trascendentales, como la belleza helenística de Atenas, el nacimiento del equilibrio socio cultural de Roma, el renacimiento burgués de Venecia, la sensibilidad política y artística de París, etc, etc…, y el impetuoso presente de Nueva York.
Muchas personas nos hemos imaginado Nueva York por documentales, novelas, escenas cinematográficas. Nos hemos identificado con un presente enigmático y real, rechazado e inevitablemente atractivo. Pero el Nueva York imaginado existe.
Si no fuera por las extremas y molestas medidas de seguridad que hay que aguantar a la llegada al Aeropuerto JFK , visitar la ciudad de Nueva York lo aconsejaría como terapia cultural para toda persona enamorada del momento presente.

Vivencia de contrastes

Bronx  Manhattan 


Museos



Reflexiones, preguntas existenciales,universalidad

Desde el Empire State Building  Colmena humana  Ntra Sra de Manhhatan 


Mundos paralelos

El subsuelo respira  y se mueve   y también llora 


Atravesar las nubes para llegar, pasear sus calles, imaginarme su cotidianidad, vivir sus contradicciones, comprobar su grandeza, su radiante modernidad me invitó a construir este poema:

VIAJE A MANHATTAN

Sobre las nubes,
entre las nubes,
cabalgando sobre emociones vaporosas,
jugando con el miedo al escondite,
nos integramos en Manhattan.
Allí donde la altura es solución y es escultura.
Allí donde los agobios no descansan,
donde el lenguaje musical es complacencia,
y la diversidad y la vanguardia se respetan, y suman.
Nueva York es otra dimensión de entorno urbano.
La cotidianidad en los contrastes,
la bipolaridad como argumento
y texto literario con pensamientos lorquianos:
Pobreza y exuberancia.
Inocencia y excelencia.
Pluralidad de esencias y esencia de nación.
Posibilidad de riqueza y realidad sufrida.
Hormiguero humano con mundos paralelos que conviven,
uno para el tránsito frenético en las entrañas de la tierra,
otro expositivo y febril a ras del suelo,
y el espectacular, dedos de dioses que arañan los límites de la lógica,
y son admiración, y son ruptura,
belleza y misterio,
noches sin sueño y tiempos sin relojes.




Ondulada convivencia,
acristalada nostalgia de un Manhattan
perfilado en su noche luminosa.
Frío invierno que incomoda
y empuja a un descanso imposible.
Caen copos de nieve que quieren marcar nuestra visita.
Llenamos la retina de recuerdos
para que sean fuente y consulta
donde recreen el pasado nuestros pensamientos.

Manhattan nos despide.
Las nubes nos acogen y nos mecen.
¡Adiós Manhattan!




En el espíritu de Gospel

Y asistiendo a una ceremonia religiosa en la Iglesia Batista de Greater Central, me surgió otro poema:


Negro sobre blanco
La magia en el canto
En el espíritu de Gospel
La amistad y la armonía
La música hecha poesía
En el espíritu de Gospel
La predicación dialogada
Y la oración participada
En el espíritu de Gospel
Notas musicales creando horizontes
Simbiosis de razas y de religiones
En el espíritu de Gospel